UGT reclama consensos de reconstrucción en la Comunidad de Madrid

EN LOS MESES DE ABRIL Y MAYO HA AUMENTADO EL DESEMPLEO EN 55.599 PERSONAS

El número de parados registrados en las oficinas de Servicio Público de Empleo ha subido en la Comunidad de Madrid y son 419.359 personas en el mes de mayo de 2020, según los datos de paro y contratos que hoy ha publicado el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. De la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 181.986 son hombres y 237.373 son mujeres.

La Comunidad de Madrid tiene el mismo número de personas desempleadas que en el mes de septiembre de 2016. El paro registrado ha aumentado en un mes en 14.336 personas y en variación anual en 78.234 personas.

En relación a los efectos en el empleo, puede decirse que, fundamentalmente, la medida de los ERTE y el cese de actividad es un dique para mantener el empleo y garantizar la protección social en esta pandemia.

Hay que tener en cuenta que un total de 489.201 trabajadores y trabajadoras se encuentran afectadas por ERTES a fecha 27 de mayo. De esta cifra, un total de 397.206 trabajadores y trabajadoras están incluidos en ERTES declarados por causa de fuerza mayor por el cese de actividad provocado por la crisis del coronavirus. Los sectores más afectados por ERTES por fuerza mayor son los siguientes:

• Servicios de comidas y bebidas 23,26%

• Comercio al por menor, excepto de vehículos de motor y motocicletas 14,40%

• Otros servicios personales 9,59%

• Transporte terrestre y por tubería 8,23%

• Actividades sanitarias 7,09%

• Actividades de construcción especializada 6,99%

• Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas 6,69%

• Venta y reparación de vehículos de motor y motocicletas 6,02%

• Educación 5,53%

• Actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento 3,16%

• Construcción de edificios 2,78%

• Actividades inmobiliarias 2,50%

• Servicios a edificios y actividades de jardinería 2,00%

• Servicios de alojamiento 1,75%

Los sectores productivos más afectados por el desempleo, en la Comunidad de Madrid, han sido el Sector Servicios con 14.274 personas desempleadas más que en el mes anterior (4,45%); hay que tener en cuenta que marzo, abril y mayo, en circunstancias de normalidad era un mes bueno para mercado laboral y especialmente para el Sector Servicios.

En el sector de Industria ha aumentado el desempleo en 681 personas (2,88%) El Sector de la Construcción, por el contrario, presenta un descenso del desempleo registrado en 1.031 personas (-3,03%). En Agricultura el descenso del desempleo ha sido de 69 personas (-2,36%).

En los contratos persiste la reducción de 2/3 en relación con el año anterior. En mayo de 2019 se formalizaron un total de 228.008 contratos y en mayo de 2020 se han realizado 82.484 contratos. Otro de los efectos de esta crisis sanitaria y laboral, además de la minoración en el número de contratos, ha sido la reducción de la contratación indefinida y el aumento de la contratación temporal en 2 puntos porcentuales.

Como en crisis anteriores, los trabajadores y trabajadoras que más sufren las consecuencias del estancamiento de la actividad económica son las personas que tienen contratos temporales. Como siempre en el mercado laboral español y madrileño la crisis afecta con mayor dureza a quien tiene una menor estabilidad en el empleo.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, se ha producido una pérdida de 7.060 afiliados en la Comunidad de Madrid, lo que supone una caída del 0,22% con respecto al mes de abril de 2020. Hay un total de 3.133.484 cotizantes.

Para UGT, aunque los ERTE han supuesto un freno a la destrucción de empleo, creemos que es una solución temporal y serán necesarias otras medidas para que, con la recuperación de la movilidad de las personas y la actividad, se mantenga la actividad económica y el empleo.

La prórroga de los ERTE es una medida de flexibilidad importante, pero insuficiente, ya tendrá que ampliar más porque seguirá habiendo causas económicas, junto con el frenazo de la actividad económica hasta que finalice este año.

Desde el Gobierno y la sociedad, en general, debemos impulsar un pacto por el empleo que favorezca el consumo interno, que es vital para la recuperación económica. Es necesario favorecer los productos nacionales. Asimismo, sin bonificaciones y rebajas en impuestos como el IVA, que se va a resentir muchísimo porque no va a haber normalización del consumo, será muy difícil crear empleo.

Desde los agentes sociales y el Gobierno debemos seguir luchando por la reducción de la desigualdad, ampliando las coberturas por desempleo. Una de las medidas importantes en esta corrección ha sido la aprobación de la renta mínima vital.