UGT lamenta el tiempo perdido y considera que tiene importantes carencias

Respecto a las medidas que anuncia el Gobierno Regional de contingencia ante el incremento de los contagios en la Comunidad de Madrid, UGT lamenta el tiempo perdido y considera que presenta importantes carencias, en relación con la contratación de profesionales, el papel a desempeñar por la Atención Primaria o en lo relativo a los 37 SUAP que continúan cerrados.

En la última semana se están produciendo cambios significativos en relación con el Covid 19 en la Comunidad de Madrid.

Por una parte, y en el lado positivo, decir que se han incrementado las pruebas diagnósticas PCR un 21,6% y los test rápidos un 126,1%, lo que se ha visto reflejado en el número de notificaciones positivas PCR y que, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, se han incrementado hasta en un 117%,

Este incremento en la detección del virus se ha visto igualmente reflejado en el número de brotes notificados, que se han incrementado en un 63,6% y en la actividad de la atención primaria que ha incrementado el seguimiento de pacientes en un 39%.

Ahora bien, el número de pruebas diagnósticas que se realizan diariamente en la Comunidad de Madrid queda muy lejos de las 60.000 que asegura la Presidenta de la Comunidad.

Según los datos que publica el Ministerio de Sanidad , con datos facilitados por la propia Comunidad, entre el 17 y 23 de julio se realizaron 32.651 PCR, 3.505 test rápidos y 2.191 pruebas distintas a las anteriores, en total 38.357 pruebas diagnósticas semanales, 5.480 pruebas diarias.

Debido a que la mayoría de los pacientes diagnosticados son asintomáticos o de poca gravedad la carga asistencial no se ha visto afectada significativamente de momento, aunque apunta ya a un cambio de tendencia.

Se ha incrementado el número de ingresos respecto a la semana anterior, y ya son superiores al número de altas. Los pacientes que permanecen en la UCI han dejado de reducirse, por primera vez se han incrementado, aunque poco, en 2 pacientes.

Por otra parte, el número de fallecimientos semanales, a pesar de que ha sido muy bajo, tan sólo 2, representa un tercio del total de defunciones. El control de los contagios exigía una política preventiva para pasar a la segunda fase de la desescalada, reforzando la detección del virus y el número de rastreadores. Pero esto no se hizo.

Esta política conservadora y reactiva en la contratación de recursos ha hecho que las estadísticas, en un principio, no reflejaran todos los positivos existentes, aunque fueran asintomáticos, pero, ahora, están aflorando. Esto puede salirle muy caro en términos de salud a los ciudadanos.

Hoy, obligados por la necesidad, el Gobierno de la Comunidad de Madrid puede encontrarse con dificultades para encontrar y contratar los rastreadores que necesita entre los profesionales.

En definitiva, un plan de medidas que, ante el incremento de los contagios, presenta importantes carencias, entre otras, en relación con la contratación de profesionales, el papel a desempeñar por la Atención Primaria o en lo relativo a los 37 SUAP que permanecen cerrados en la Comunidad de Madrid.