UGT exige la reapertura de los SUAP

UGT EXIGE LA REAPERTURA DE LOS SUAP Y EL TRASLADO INMEDIATO A SUS PUESTOS DE TRABAJO DE LOS PROFESIONALES QUE PRESTABAN ACTIVIDAD EN ELLOS

Hoy 6 de junio, impera el desanimo y hastío entre los profesionales del SUMMA que han sido trasladados de sus puestos de trabajo por cuarta vez en los últimos dos años. Esta vez, después de haber pasado por el IFEMA, el Wanda Metropolitano y el Wizink Center, les trasladan forzosamente al Hospital Zendal.

El traslado forzoso es interpretado como un castigo entre los profesionales. No entienden por qué después de haber puesto en peligro sus vidas atendiendo a pacientes COVID y haber administrado más de un millón de vacunas, son trasladados a un nuevo centro, sin previo aviso y sin saber siquiera en dónde van a poder comer en las 12 horas de su jornada laboral.

Han pasado de prestar servicio en horario de noche en los SUAPs que cerraron hace más de dos años, a trabajar en horario diurno a kilómetros de distancia de sus centros de trabajo habituales. Aun así, con todo el perjuicio económico y familiar que tanto cambio provoca; han realizado un trabajo impecable, siempre a disposición de los ciudadanos madrileños.

Sin embargo, desde la Comunidad de Madrid, en vez de trabajar en estos dos últimos años en la reapertura de los 37 SUAPs, que han dejado de realizar más de 1,5 millones de atenciones sanitarias a los madrileños desde el pasado mes de marzo del año 2020; trasladan forzosamente a sus profesionales a un centro en el que no tienen claro el trabajo a realizar.

Además, el Hospital Zendal no cuenta actualmente con una presión asistencial que justifique la presencia de estos profesionales. Siendo más necesaria que nunca su presencia en los SUAPs, debido a la sobrecarga en el resto de niveles asistenciales que conlleva mantenerlos cerrados.

Por todo ello, desde UGT exigimos al gobierno de la Comunidad de Madrid, que haga un uso responsable de los recursos de los que dispone. Buscando más una atención segura y de calidad, que unas medidas propagandistas y con fines poco claros, como es mantener los SUAP cerrados.