UGT denuncia las instrucciones de inicio del curso 2020-2021

Desde UGT rechazamos frontalmente estas instrucciones, que son el fiel reflejo de que la Consejería de Educación y Juventud de Madrid plantea un inicio de curso con total normalidad, como si no hubiéramos sufrido una pandemia y sin dar soluciones a cuestiones clave para el profesorado y el alumnado.

Una vez realizado un pormenorizado análisis de las mismas, desde UGT queremos hacer constatar lo siguiente:

Como venimos reclamando desde hace varios cursos, ha habido ausencia de negociación y, por tanto, de transparencia a la hora de redactarlas. Una vez más, no se han negociado en el ámbito de la Mesa Sectorial, tal y como desde UGT solicitamos en reiteradas ocasiones.

No hay una reducción del horario lectivo del profesorado en ninguno de los niveles educativos. Esta Consejería sigue incumpliendo las recomendaciones de la Ley 4/2019. Tampoco se contempla una reducción de la carga horaria lectiva para los tutores o jefes de departamento en Secundaria, FP y RE, ni se asegura el derecho de reducción del horario lectivo para los docentes mayores de 55 años.

No se hace una sola alusión al incremento de los recursos humanos y materiales para los más que necesarios desdobles de grupos, para respetar la distancia de seguridad, ni para atención a la diversidad. Con los cerca de 290 millones de euros que va a recibir la Consejería procedentes del Gobierno, más la propia partida que debe aportar la Comunidad de Madrid, hay más que suficiente para: contratar a más profesorado, reducir las ratios y dotar a los centros de todas las necesidades tecnológicas a disposición del profesorado y del alumnado. Pero es evidente que cuando una Consejería habla constantemente de gasto y no de inversión en educación, no parece que vaya a llevar a cabo una política educativa de calidad.

No hay una alusión clara a la adaptación de todos los currículos, cuestión esencial para los planes de refuerzo que hay que llevar a cabo el próximo curso y no se hace ni una sola referencia al necesario incremento de los recursos humanos y materiales, especialmente para los alumnos y alumnas más vulnerables y de atención a la diversidad.

Hablan de agrupamientos flexibles en Secundaria, para refuerzos y apoyos, lo que entraría en contradicción con la priorización de grupos estables.

Se da un trato de privilegio a la asignatura de Religión, ya que se permite que haya dos sesiones en el mismo día, marcan una ratio de 10 alumnos/as para que haya grupo, mientras que, en cualquier asignatura troncal, opcional y de libre configuración se exige un mínimo de 15 alumnos y alumnas. Se permite al profesorado de religión ser tutores, en contradicción con la normativa actual, ya que son los que menos horas lectivas imparten al grupo. Define los días que tienen que asistir los docentes de Religión en el caso de que tengan jornada parcial, a diferencia del resto, que podrían ir, incluso, los cinco días. Y permite agrupaciones flexibles, cuando la propia Consejería propone agrupaciones estables.

Finalmente, desde FeSP-UGT de Madrid hemos remitido a la Consejería un Informe más exhaustivo con todas estas cuestiones, para que ciertos contenidos de las Instrucciones sean reconsiderados y que de aquí al inicio de curso se proceda a la publicación de las modificaciones oportunas, eliminando los aspectos más lesivos de las mismas.