Salvemos la Atención Primaria

Miles de personas han marchado este domingo en Madrid por la sanidad pública y bajo el lema "Salvemos la Atención Primaria".

Unos 15.000 manifestantes según han estimado las 110 entidades y organizaciones profesionales, sociales y sindicales convocantes y 6.000, en cifras de la Delegación de Gobierno.

La marcha, que se ha iniciado este mediodía en las puertas del Ministerio de Sanidad ha concluido de manera simbólica ante el Ministerio de Hacienda, en las inmediaciones de la Puerta del Sol, donde se ha leído un comunicado exigiendo respuesta a los recortes presupuestarios y de personal que está sufriendo este servicio desde hace décadas, pero que se ha agudizado durante la pandemia.

Tras una pancarta en la que se leía el lema de la manifestación, han marchado los líderes de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez; el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, y el representante de Médicos Mundi, Enrique Revilla, entre otros. También, Luis Miguel López Reillo, secretario general de UGT Madrid, y la secretaria general de CCOO de Madrid, Paloma López.

Con gritos de "La sanidad no se vende" y "Ayuso dimisión", los manifestantes han corroborado el mensaje leído al término de la marcha por los convocantes en los que han subrayado las "agresiones continuadas" que sufre la Atención Primaria (AP), desigual según qué comunidades autónomas pero "intolerable" en el caso de la Comunidad de Madrid.

La movilización por la Atención Primaria ha pretendido, según los organizadores, tener un carácter estatal por lo que los convocantes han respaldado convocatorias similares y paralelas en al menos una decena de ciudades españolas.

Luis Miguel López Reillo, Secretario general de UGT Madrid,  ha denunciado el "desmantelamiento de la atención primaria en la Comunidad de Madrid, donde los pacientes deben esperar quince días para ser atendidas por teléfono", lo cual es "un perjuicio para las personas más vulnerables, que son los mayores".

López Reillo ha afirmado que "es gravísimo" que las ambulancias de uci no lleven médico y que "no puede ser que haya más despidos de trabajadores de la sanidad y que los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) estén cerrados hace más de 500 días".

En el comunicado final, leído por representantes de CCOO, UGT, la FADSP y la Federación de Asociaciones de Enfermería Familiar y Comunitaria, se ha insistido en la necesidad de recuperar lo recortado en los últimos años así como invertir de manera clara en recursos humanos y ofertar empleo estable y de calidad.

También se han exigido garantías para que sigan abiertos los centros de salud, sean accesibles a la población, no haya listas de espera y se dé prioridad a las consultas presenciales por motivos clínicos.

Además, han reclamado una cartera de servicios óptima y homogénea en todas las comunidades autónomas, de tal modo que la Atención Primaria tenga acceso a un catálogo completo de pruebas diagnósticas en las mismas condiciones que el resto de las especialidades.

Asimismo han reivindicado trabajar en red con los agentes sociales para mejorar la atención en mayores y otros grupos vulnerables y mejorar la relación con el nivel hospitalario.

En definitiva, los convocantes han apelado a la adopción urgente de estas medidas para recuperar la Atención Primaria y que sea "de calidad, universal y accesible a los ciudadanos".

Y han advertido de que esta es una primera movilización y de no conseguir el propósito seguirán trabajando porque "nos estamos jugando no solo la Atención Primaria, también la sanidad pública y la salud de la población".