Reunión con Delegación del Gobierno para pedir soluciones contra las coacciones a las mujeres que abortan

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, se ha reunido este jueves con representantes de asociaciones, sindicatos y plataformas sociales y feministas para abordar las presiones, ofensas, coacciones, daños e intimidaciones que sufren las mujeres usuarias de las clínicas de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), así como los profesionales y empleados que trabajan en estos centros.

Durante este encuentro, Franco ha atendido las peticiones presentadas por este grupo de representantes que le han transmitido las preocupaciones por las vulneraciones a la libertad, al derecho a la salud de las mujeres, a la intimidad e integridad física y moral "que vienen practicándose desde hace años por integrantes de grupos contrarios al aborto, que en los últimos años se han radicalizado e intensificad, recurriendo incluso a la intimidación directa tal y como sucede en las puertas de las clínicas acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo".

El representante del Gobierno central en Madrid les ha trasladado su voluntad de retomar este asunto --que en Madrid afecta a las siete clínicas IVE acreditadas-- para encontrar soluciones, en el ámbito de las competencias de esta Delegación, que garanticen tanto el libre ejercicio del derecho de las mujeres como el servicio que prestan las clínicas IVE en Madrid, así como los problemas que padecen los profesionales que trabajan en estos centros.

En esta reunión, que se ha celebrado en la sede de la Delegación "en un ambiente muy cordial", José Manuel Franco, acompañado por su director de Gabinete, Luis Sanz, han conversado con Celia Herrero, responsable de Comunicación de ACAIVES; Ana Sánchez de la Coba, UGT Madrid; Adriá Belenguer, Federación de Planificación Familiar Estatal; y Sonia Lamas de la Clínica Dator.