Por qué las enfermedades profesionales no se declaran en Madrid

En la Comunidad de Madrid se declaran muy pocas enfermedades profesionales respecto al número existente de personas trabajadoras.

Madrid es la Comunidad Autónoma que menos enfermedades declara del conjunto de Comunidades Autónomas, con una media de 45 patologías laborales por cada 100.000 trabajadores.

Durante el pasado año, en la Comunidad de Madrid, con una baja actividad económica como consecuencia de la pandemia, se declararon tan sólo 862 enfermedades profesionales.

Comunidades Autónomas como Navarra tiene índices de incidencia que multiplica por 10 las de la Comunidad de Madrid. Lo mismo sucede en el País Vasco, La Rioja o Cataluña.

Esta cifra supone que en la Comunidad Autónoma se está produciendo una grave falta de reconocimiento de las enfermedades profesionales que perjudica a los trabajadores y trabajadoras, por una parte, en términos de salud y, por otra, en cuanto al reconocimiento de derechos de prestaciones y ayudas sociales.

Es más, durante el pasado año, en el 2020, se ha producido el mayor descenso en comunicación de enfermedades causadas por el trabajo desde que hay registros.

Además, se produce una transferencia de los costes económicos provocados por la enfermedad desde las empresas responsables de las exposiciones laborales a la ciudadanía general y a nuestros Servicios de Salud.

UGT señala que en Madrid necesitamos con urgencia un sistema de notificación coordinado entre las diferentes administraciones, (médicos del sistema nacional de salud, médicos del INSS, de Mutuas, técnicos de Institutos Regionales de Salud Laboral) y protocolos de actuación adecuados que detecten con mayor precisión las enfermedades profesionales. Carencias que presenta la Comunidad de Madrid.

Esto junto con la elaboración de un Sistema de Información Sanitaria y Vigilancia Epidemiológica Laboral que facilite la detección y declaración de enfermedades profesionales en todos los centros de salud, al ejemplo del CENTINELA en Navarra o el “Sisvel” de País Valenciano son algunas de las mejoras que nos pueden llevar a una declaración más real de la enfermedad profesional.

Cánceres de origen profesional

El cáncer de origen laboral sigue siendo una asignatura pendiente de las políticas de salud laboral en la Comunidad de Madrid.

En la Comunidad de Madrid se declararon tan sólo 5 cánceres de origen profesional en 2020 todos ellos relacionados con el amianto.

UGT-Madrid demandamos un sistema de vigilancia de enfermedades derivadas del trabajo en el que se incluya el cáncer de origen laboral, así como la realización de reconocimientos médicos post-ocupacionales a todos y todas las trabajadoras que hayan manipulado o utilizando sustancias cancerígenas a lo largo de su vida laboral.

Covid-10 y siniestralidad laboral 2020

En 2020 se han declarado 1883 accidentes de trabajo en el personal sanitario de la Comunidad de Madrid debidos al virus Sars Cov 19, asimilados actualmente a enfermedad profesional. De estos, 1879 se han calificado como leves, 1 grave y 3 mortales.

Desde UGT-Madrid seguimos reivindicando que el contagio por COVID-19 sea calificado como enfermedad profesional incluso después de que se levanten las medidas sanitarias derivadas de la pandemia por las secuelas que se sufren derivadas de esta enfermedad.

Además, desde UGT consideramos que se deberían ampliar los colectivos de profesionales a los que la declaración sea como enfermedad profesional: personal de laboratorio, personal no sanitario hospitalario como limpieza, mantenimiento, entre otras.

Finalmente, es necesario incluir a todos estos colectivos en las estadísticas de enfermedad profesional y no como enfermedad común que es lo que está ocurriendo con las consecuencias negativas de salud pública, sociales y económicas.

 

INFORME DE UGT ENFERMEDADES PROFESIONALES 2020

https://madrid.ugt.org/sites/madrid.ugt.org/files/informe_2020_enfermeda...