No habrá un nuevo AENC si no hay mejora de los salarios

El Secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha afirmado que “si hay un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) tiene que ser con mejora de los salarios, sino no habrá acuerdo”.

Toni Ferrer ha realizado estas declaraciones durante la jornada de reflexión sobre las claves de la negociación colectiva de 2015 organizada por Analistas de Relaciones Industriales (ARINSA), donde ha señalado que “CEOE no quiere para 2015 lo que pactó para 2014, de tal forma que para este año propone un contenido peor que el que firmó para el año pasado”.

En este sentido, “en las negociaciones para un nuevo acuerdo hay consenso en casi todas las materias excepto en salarios y en la estructura de la negociación colectiva y la ultraactividad, donde estamos estancados. UGT y CCOO no queríamos establecer una cifra concreta de subida salarial, para que cada sector o empresa se adaptase a su realidad concreta. Pero los empresarios querían una cifra y hemos aceptado hablar de esto a través de la evolución del PIB para salvar el acuerdo”.

Por ello, “planteábamos la subida salarial del 1,5% para este año si el PIB a precios constantes sube más de un 2%, y en caso de que lo haga por debajo de esa cifra, aceptaríamos una subida del 1%”, tal y cómo se acordó con los empresarios en el anterior AENC.

Para 2016, si la economía española evoluciona mejor que este año, UGT y CCOO propone subidas salariales de hasta el 2%, pero “reclamando para ambos ejercicios cláusulas de garantía salarial para no jugar al azar con los salarios de los trabajadores”.

“La negociación colectiva ha contribuido a conseguir los retos económicos y sociales de nuestro país durante los últimos años, pero ahora se está sumergiendo. La recuperación es frágil, débil e injusta, y la salida de la crisis apunta a una mayor desigualdad y un aumento de los niveles de exclusión social y de pobreza”.

Para que la economía siga creciendo, “hay que aumentar los niveles de consumo e inversión, para lo que es indispensable la ganancia de poder adquisitivo por parte de los trabajadores. Tenemos que llegar a un acuerdo, de lo contrario la opción económica será injusta e inútil y será un fracaso para todos. No sería fácil explicar a la sociedad que hayamos llegado a acuerdos en plena recesión (en 2010 y 2012) y no lo consigamos ahora”.