Miles de ciudadanos no reciben asistencia sanitaria para el seguimiento de sus enfermedades

Mientras sigue el colapso en las citaciones, se anuncian cierres de centros y faltan profesionales

Para UGT es necesario recuperar la normalidad de la actividad asistencial sanitaria y entiende que la normalización asistencial es y debe ser una prioridad del Gobierno regional que se forme en los próximos días.

Desde la finalización del Estado de Alarma en la Comunidad de Madrid nos vamos encaminando hacia la normalización, eliminando las restricciones de movilidad y reunión.

Desde UGT Madrid llevamos meses exigiendo al Gobierno Regional que es necesario recuperar la normalidad de la actividad asistencial, que llevamos más de un año de restricciones sanitarias y que además de la Covid, continúan existiendo otras patologías que requieren de forma urgente una asistencia “normalizada”.

Según la memoria 2019 de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud, en la Comunidad de Madrid se atienden a miles de pacientes con patologías crónicas que han podido estar desasistidos durante la pandemia, como el 1.114.948 de pacientes con hipertensión arterial, 1.164.727 de pacientes con hipercolesterolemia, 401.420 pacientes con diabetes, 196.510 pacientes con patologías cardiacas o los 368.688 con asma, por poner algún ejemplo de lo que está ocurriendo en nuestra Comunidad Autónoma.

Además, existen graves dificultades para el acceso a la asistencia sanitaria no demorable de este nivel.

Al cierre del turno de tarde en muchos de los centros, hay que añadir que los principales medios de acceso a la citación: la atención telefónica automatizada, internet y las APPs de móvil, mediante las cuales en el año 2019 se realizaron el 95,6% de las citaciones (15,8 millones), se han mantenido inoperativas durante toda la pandemia y, además, la atención telefónica personalizada sigue colapsada.

En estos momentos, la citación presencial es prácticamente el único medio para obtener una cita con las dificultades que ello supone para los ciudadanos.

Hay que añadir que siguen manteniéndose cerrados todos los Servicios de Urgencias de Atención Primaria. Según la memoria 2019 del SUMMA 112, en los SUAP durante ese año se atendieron a 753.678 pacientes. Esta carga asistencial podría estar siendo trasladada tanto a la Atención Primaria, como a los servicios de urgencias extrahospitalarios.

Además, como ya hemos denunciado, hay 574 plazas de medicina de familia y 150 de pediatría sin cubrir, por lo que la atención de los pacientes de esas consultas tiene que repartirse entre los demás profesionales del equipo. Este año de las 68 residentes en pediatría que han finalizado su formación en nuestra comunidad, tan sólo han decidido quedarse en la Comunidad de Madrid 6 y de los 223 de medicina de familia, 67.

En las áreas administrativas, que ya disponían de escaso personal, ha ido aumentando la carga burocrática, las llamadas telefónicas recibidas y realizadas a pacientes, la constante modificación de agendas de profesionales ausentes, el incremento de gestiones relacionadas con la tarjeta sanitaria, a lo que hay que añadir que parte de este personal se está destinando al control de la entrada en los centros.

El refuerzo de categorías profesionales como el personal administrativo y celadores (en las cuales no existe problema para nuevas contrataciones desde las bolsas de empleo) y el refuerzo de líneas telefónicas, sin duda mejorarían considerablemente la organización y atención en los centros. Sólo la deliberada intención de que la Atención Primaria no mejore explica la decisión de no reforzar estos dos aspectos.

El resultado es que un elevado número de profesionales de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid continúan sufriendo desbordamiento e impotencia por no poder atender adecuadamente a los pacientes, inmersos en quejas crecientes por parte de estos, con falta de recursos y la falta de acción de la Administración Regional para abordar esta situación y poner remedio al creciente deterioro del servicio esencial de salud pública.

El Gobierno Regional y, en concreto, la Consejería de Sanidad de Madrid, tiene la obligación de garantizar el acceso de las prestaciones sanitarias como responsables exclusivos de las competencias sanitarias en nuestra Comunidad Autónoma.

Por ello, exigimos al Gobierno Regional que ponga todos los medios necesarios para la recuperación de la normalidad asistencial, desde la Atención Primaria tendrían que estar atendiendo el 80% de todas las necesidades de asistencia sanitaria.