Madrid no está preparada para un nuevo brote de la pandemia

El Observatorio Madrileño de Salud, integrado por ayuntamientos, sindicatos, asociaciones profesionales y entidades sociales, ha denunciado este miércoles que aún faltan 3.665 renovaciones de los efectivos contratados por refuerzo Covid-19 de los 10.100 acordados el pasado 13 de mayo en Mesa Sectorial de Sanidad. Además, de los 335 médicos de familia anunciados por el Gobierno regional, a día de ayer solo se habían contratado 112, y de los 400 rastreadores comprometidos, solo se han contratado 16.

CIERRE DE 1.300 CAMAS EN VERANO

Tras apuntar que con lo ocurrido en los meses posteriores las listas de espera deben de ser "escandalosas" y "por eso la ocultación por parte del Gobierno regional", se ha preguntado cómo es posible que cuando los quirófanos deberían estar funcionando mañana y tarde y fines de semana se cierren en verano más de 1.300 camas.

Igualmente, se ha preguntado cómo no se potencia la contratación de recursos humanos para llevar a cabo la disminución de esas "espeluznantes" listas de espera. En este sentido, ha señalado que en mayo de 2020 el número de profesionales del SERMAS asciende a 80.250, por lo que faltan "casi 3.700 profesionales" en virtud al acuerdo firmado por la Consejería de Sanidad.

"Incumple nuevamente su compromiso, y sin esos profesionales va a ser muy difícil dar cobertura a las necesidades asistenciales en esta Comunidad de Madrid y, sobre todo, disminuir cuanto antes las listas de espera tremendas que tenemos", ha advertido, al tiempo que ha señalado que todavía siguen cerrados centros de salud, consultorios y los Servicios de Urgencia de Atención Primaria.

Por su parte, la secretaria de Políticas Sociales y Sector Público de UGT de Madrid, Eva López Simón, ha señalado que todos los veranos se quejan por la reducción de las camas pero que se produzca este año es "tremendo".

Asimismo, ha denunciado la falta de personal suficiente, al tiempo que ha constatado la necesidad de ofrecer "contratos dignos" al personal sanitario y de "un plan de recursos humanos".

Aparte de constatar el problema de las listas de espera, de la falta de contratación y del cierre de camas en verano, el Observatorio Madrileño de Salud ha presentado un informe de "Análisis y medidas urgentes para recuperar la sanidad pública madrileña después de la pandemia".

López ha explicado que lo que les ha movido a elaborar el informe era responder a la pregunta de si la Comunidad de Madrid está preparada para hacer frente a un nuevo brote de la pandemia, ante la que ha contestado que "ahora mismo no lo está".

"Hay un déficit importante en trabajadores sanitarios", ha recalcado, para aseverar que "hay que reforzar la sanidad, hay que reforzar la sanidad pública". Además, ha hecho hincapié en la necesidad de reforzar la Atención Primaria, "la puerta de entrada de cualquier ciudadano a la sanidad".

Según ha apuntado López y detalla el informe, las demoras en las citas de Atención Primaria ha supuesto un "serio problema" con la pandemia, ya que mientras los enfermos esperaban una semana hasta ver a su médico "iban entremedias contagiando por ahí".

Por su parte, el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, ha subrayado que la Comunidad de Madrid es la que ha tenido mayor número de muertes confirmadas por Covid-19 durante la pandemia, pese a ser la tercera comunidad autónoma en población y la decimotercera en cuanto a porcentaje de población mayor de 65 años.

No obstante, también ha apuntado a "causas propias de la Comunidad Madrid" en la propagación de la pandemia, como la densidad de población, los "problemas de movilidad" y la "gran saturación del transporte público", así como el sistema de comunicaciones con el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid Barajas como elemento fundamental.

Además, ha apuntado a las "desigualdades" socieconómicas, con "grandes bolsas de pobreza", poniendo de manifiesto que la enfermedad ha tenido mayor incidencia en las localidades y barrios de menor nivel socioeconómico por las peores condiciones en cuanto a vivienda, salud, hacinamiento, alimentación, acceso a medidas de protección, entre otras.

MORTALIDAD MAYOR EN RESIDENCIAS

Por otro lado, ha destacado que de las 473 residencias de mayores que hay en la Comunidad de Madrid, solo 43 son públicas, de las cuales 25 son de gestión directa y 18 de gestión indirecta, por lo que ha subrayado que la presencia del sector privado "es hegemónica y se ha llevado a cabo con muy escaso control".

A este respecto, ha indicado que el "drama" de las residencias se pone en evidencia al comprobar que en la población mayor de 70 años la mortalidad por Covid entre los que vivían en sus domicilios fue del 0,63/1000, frente a un 64,4/1000 entre los internos en residencias, contando solo los casos confirmados.

Por otro lado, ha señalado que había un sistema sanitario público "muy debilitado" y con "presupuestos insuficientes", siendo "la última en presupuesto por habitante", y que entre 2014 y el 2018 se cerraron 1.007 camas, "7 camas más de las que van a poner en funcionamiento en ese nuevo hospital que quiere hacer la señora Díaz Ayuso".

También ha criticado la insuficiencia de material sanitario, antes de subrayar la "mala gestión" del Gobierno regional, que "empezó descapitalizando la atención primaria", lo que provocó en los Servicios de Urgencias "una gran saturación de pacientes que favorecía el contagio, con unos profesionales escasos y mal protegidos", con las residencias dejadas "a su suerte".

Por otro lado, ha acusado al Gobierno regional de desviar dinero público al sector privado durante la pandemia, como con los hoteles medicalizados o el Hospital de Ifema.

"Nos hemos encontrado con un problema grave, pero agravado por una gestión incompetente de la Comunidad de Madrid", ha aseverado.

MÁS PRESUPUESTO

Para abordar los "probables rebrotes de la pandemia" y "garantizar un funcionamiento de calidad de la sanidad pública", el Observatorio propone "presupuestos suficientes", que cifra en al menos 9.500 millones de euros para alcanzar el promedio por habitante a nivel nacional, y garantizar que al menos un 20 por ciento del presupuesto destinado a la sanidad pública se destine a atención primaria.

También propone entre sus 23 propuestas aumentar las camas hospitalarias para alcanzar una ratio de 5/1000 habitantes, y sostiene que no tiene sentido abrir hospitales de campaña. Además, plantea un plan de empleo que potencie los recursos humanos de la sanidad pública.

Asimismo, pide un compromiso del 98 por ciento de las citaciones en atención primaria en 48 horas y un plan específico de disminución de las listas de espera que integre todos los recursos sanitarios y favorezca la utilización intensiva de los recursos del sistema sanitario público.

 

INFORME NECESIDADES URGENTES DE LA SANIDAD EN LA COMUNIDAD DE MADRID