Los sindicatos desmontan el engaño de la subida salarial en la Atención Primaria de Madrid

Este es el engaño de la Comunidad de Madrid, una media verdad que todos sabemos que es una mentira completa: “Los incrementos salariales podrán alcanzar las siguientes cantidades: 713,60 euros al mes para los médicos de Familia y 700,39 euros a los pediatras; 475,02 a los médicos de Servicio de Atención Rural (SAR); 423,28 al personal de Enfermería; 247,86 a la Enfermería del SAR; 240,02 a técnicos de Cuidados Auxiliar de Enfermería (TCAE); 240,02 a auxiliares administrativos, y 233,02 a los celadores”.

Sin embargo, los madrileños deben conocer que este anuncio tiene trampa y que estamos ante un nuevo engaño de la Consejería de Sanidad.

Los cinco sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad (SATSE, CCOO, AMYTS, CSIT-UNIÓN PROFESIONAL y UGT) advertimos de que esta medida (que ya veremos si llega a aplicarse porque no sería la primera vez que algo se anuncia y luego no se posiciona el dinero) no llegará ni al 8% de los profesionales de Atención Primaria más allá de que no ataja las carencias que tienen los centros de salud.

¿Por qué este anunciado aumento salarial se queda en un porcentaje tan corto? Porque la Consejería de Sanidad lo vincula a varios condicionantes: que afecte a aquellos profesionales de los centros rurales (32 centros), que tengan ausencias no cubiertas de forma muy prolongada y que atiendan a más del 85% de la población.

Un cúmulo de condiciones para conseguir este complemento salarial y que retirarán en el momento en el que esta situación laboral mejore (difícil al ver que el Plan de Mejora Integral de Atención Primaria es claramente insuficiente).

Mientras, los centros de salud seguirán con los mismos problemas que llevamos meses y años advirtiendo y que el Plan de Atención Primaria no aborda: la terrible falta de personal, la sobrecarga que impide tener tiempo para atender a la población, la ingente cifra de madrileños sin profesional asignado o el daño que se está haciendo a la salud laboral por el maltrato de la Consejería de Sanidad que únicamente gobierna a golpe de anuncios grandilocuentes que esconden letra pequeña.

Una letra pequeña que ya tienen escrita: dejar tirados en el camino al 92% de los profesionales y categorías en las que la supuesta mejora no existe. Con ello, debilitar la Atención Primaria y abandonar a su suerte al SUMMA112, que recordemos sigue con todos los SUAP (Servicio de Urgencias de Atención Primaria) cerrados.