Los datos positivos esconden precariedad y discriminación

Aunque el balance anual es positivo, con 124.000 personas ocupadas más, se está expulsando del empleo a las personas más vulnerables.

Desde UGT observamos que la mejora de los datos en Madrid va a un ritmo más lento que en España. La tasa de paro en Madrid, en relación al año anterior, baja un -1,41% y en España desciende un -1,69%.

La tasa de actividad desciende en la Comunidad de Madrid (-0,11%) por debajo de la media nacional, que crece un 0,56%

Continúa aumentando la tasa de temporalidad, en comparación con el año anterior casi el 20% (19,46%).

Son preocupantes las discriminaciones por edad en el último año: 1 de cada 5 parados tiene más de 55 años y, en este grupo de edad, hay 33.800 personas más, lo que supone un incremento del 61%.

Por un lado, observamos que aumenta el paro de larga duración un 36,65%, mientras que, por otro lado, la reducción del paro ha sido solamente de un -1,41%.

Entre las personas paradas de larga duración (más de un año en desempleo), se encuentran las personas que más dificultades tienen para volver a incorporarse al mercado laboral y reciclar sus cualificaciones para acceder a un puesto de trabajo. También aquí se encuentran la mayor parte de las personas en situación de riego de exclusión o pobreza, que han agotado sus prestaciones y pueden llegar a caer en una situación de extrema dificultad económica.

El empleo recuperado no logra frenar la expulsión del mercado laboral de las personas más vulnerables: mayores de 55 años, mujeres, jóvenes y parados de larga duración.

En comparación con el trimestre anterior, el número de personas paradas suben en todos los sectores, menos en Industria (-10,84%).

Desde UGT consideramos que es fundamental la derogación de la reforma laboral para acabar con la precariedad. La recuperación de la negociación colectiva, más equilibrada y alejada de la imposición empresarial, permitirá la negociación de condiciones laborales adecuadas a cada sector y empresa, con salarios más elevados que permitan reforzar el consumo de los hogares y ayudar a que la fase expansiva de la economía sea más duradera.

Además, desde UGT, demandamos que los presupuestos de la Comunidad de Madrid recojan una apuesta clara por sectores con mayores índices de calidad en el empleo y de alto valor añadido, como son la industria y la economía verde.