La siniestralidad sigue incrementándose

De 2013 a 2018 han muerto en accidente de trabajo (durante la jornada e incluyendo los accidentes in itínere) 3.750 personas. Los datos provisionales de 2019, registran un total de 1.359.548 accidentes, de los cuales 695 fueron mortales.

Pero la evolución de la siniestralidad laboral no es mejor este año, pues hasta febrero, los accidentes mortales han aumentado un 29%, con 120 fallecidos, solo en los dos primeros meses del año. Todo esto hace que se registre un total de 4.565 personas muertas por el hecho de ir a trabajar.

Por otra parte, pese a la bajada de actividad a causa de la pandemia, en los últimos días se sigue sucediendo un goteo incesante de accidentes mortales, los más recientes,  los que se producían en abril: el pasado 22 perdía la vida un camionero en la N-240, en el término municipal de Sigüés; el 25 de abril murió un operario de 37 años al quedar atrapado bajo la máquina con la que trabajaba, o ayer, 27 de abril, falleció un trabajador que sufrió un accidente en las obras del AVE de Esparragalejo.

Combatir esta pandemia

Nuestra sociedad tiene la obligación moral de acabar con esta lacra, y por eso UGT renueva un año más su compromiso de lucha para poner fin a las estas cifras intolerables e inasumibles de muertes en el trabajo.

Son precisos puestos de trabajo seguros, estables y dignos, donde se garantice la salud laboral. Para ello es necesario:

• Derogar las reformas laborales que han precarizado el mercado laboral, propiciando un aumento de la contratación temporal y parcial.

• Establecer un sistema preventivo más eficaz y repensar la prevención de riesgos anteponiendo el derecho a la salud de los trabajadores y trabajadoras frente a los beneficios empresariales.

• Convocar una mesa de diálogo social específica para analizar estas cifras indecentes y articular propuestas que se concreten en un Plan de Choque para terminar con esta lacra.

• Implantar la figura del Delegado o Delegada Territorial o Sectorial. No hay duda alguna, de que los centros de trabajo donde están los sindicatos son centros de trabajo más seguros.​