La prioridad de UGT es la batalla por los salarios

Video Principal: 

Pepe Álvarez exige al Gobierno que suba de manera inmediata el SMI y se tomen medidas para limitar el impacto de la inflación y del incremento de los tipos de interés

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha ofrecido hoy un encuentro informativo de inicio de curso para analizar la situación económica, política y social y abordar los retos que habrá que afrontar en los próximos meses donde ha comenzado mostrando su apoyo y solidaridad con el Gobierno de Brasil y el más absoluto rechazo al asalto que ayer sufrieron las instituciones de este país.

En su intervención, Pepe Álvarez ha destacado que “uno de los grandes problemas de la economía española en este momento es la inflación provocada entre otras cosas por la Guerra en Ucrania, la crisis energética y de materias primas, el aumento de los tipos de interés y, sobre todo, los elevadísimos márgenes de beneficios empresariales. Una inflación desatada, situada en el 5,8%, frente a unos salarios que han subido de media en torno a un 2,69% en los convenios colectivos, por lo que la prioridad del sindicato dadas las circunstancias es aumentar salarios”.

Álvarez ha incidido en que la previsión de crecimiento del IPC para 2023 continúa siendo muy elevada, situándose en torno al 4%, por lo que “la prioridad es que la subida de salarios vaya por encima de estas cifras y que los trabajadores y trabajadoras no pierdan poder adquisitivo”. Por ello, ha criticado que “aún no se haya subido el SMI, un atípico que no tiene ninguna justificación”. 

“Se impone la necesidad de subir ya el SMI hasta los 1.100 euros dejando la puerta abierta por si la inflación sigue disparada y hay que hacer una revisión a mitad de año” ha afirmado y, en paralelo ha puesto en valor que, “gracias al acuerdo alcanzado en el Diálogo Social, las pensiones van a subir este año un 8,4% en lugar del 0,25% que preveía la reforma del PP” ha subrayado. 

En este punto, el Secretario General de UGT ha hecho un llamamiento a la patronal para que “vuelva a la mesa de negociación del Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva” y ha recordado que parte de las subidas salariales alcanzadas en 2022 se lograron debido a las movilizaciones convocadas por los sindicatos en el marco de su campaña Salario o conflicto, “unas movilizaciones que se repetirán este año sino si la CEOE se mantiene en una posición de bloqueo de los convenios”. 

Pepe Álvarez ha resaltado algunos de los retos que habrá que enfrentar este curso político, cuestiones como  el elevado nivel de desempleo, la subida de los tipos de interés, el reparto de los Fondos Europeos de Recuperación o el precio del despido en nuestro país sobre el que “espera que se pueda convocar una mesa de negociación mientras llega la resolución de la demanda interpuesta por el sindicato ante el Consejo Social de la Unión Europea” y ha recalcado además la importancia de llegar a un segundo acuerdo equilibrado en materia de pensiones en el que se reequilibre el sistema de financiación y se resuelvan desigualdades y requisitos del sistema sin que se lleven a cabo recortes en las pensiones o incrementos del periodo de cálculo. 

La Reforma Laboral ha sido una apuesta ganadora

Pepe Álvarez ha recalcado que hay que reconocer los resultados de una reforma laboral que está generando un empleo más estable y de mayor calidad con “un record histórico en la reconversión de contratos temporales en indefinidos ya que, en 2022 se firmaron más de siete millones de contratos indefinidos, casi cinco millones más de los que se firmaron en 2021”.

“La temporalidad ha bajado del 27% al 15% demostrando la clara eficacia de una reforma que ha beneficiado especialmente a mujeres y jóvenes, los colectivos más vulnerables” ha señalado.

“En definitiva”, ha finalizado, “es primordial transitar a un modelo que fortalezca los salarios, especialmente los más bajos, y la Negociación Colectiva, así como mantener la senda iniciada con la reforma laboral y afrontar cuestiones como el cambio climático, la siniestralidad laboral, la igualdad de género y LGTBI, la reindustrialización o la digitalización. Hacer políticas centradas en las personas, avanzar en derechos, y no dejar a nadie atrás”.