La desigualdad salarial llega al 25% en la Comunidad de Madrid

Mañana sábado, 18 de septiembre, del Día Internacional de la Igualdad Salarial, proclamado por Organización de las Naciones Unidas con la finalidad de resaltar la importancia de equipar la igualdad salarial por un trabajo de igual valor.

La desigualdad de género se plasma entre otros efectos en que la remuneración salarial percibida por las mujeres es inferior a la de los hombres.

Los niveles de pobreza incrementan tales desigualdades, constituyendo una franca desventaja para las mujeres en la obtención de recursos, oportunidades y acceso al mercado laboral.

La igualdad salarial reafirma los derechos humanos y la igualdad entre mujeres y hombres, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contemplados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible abordan como prioridad la igualdad de género y el empoderamiento de niñas y mujeres, mediante la promoción del crecimiento económico y generación de empleo con equidad salarial.

A nivel mundial la Coalición Internacional para la Igualdad Salarial, dirigida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres y otros socios, aúna esfuerzos con la finalidad de lograr la remuneración igualitaria entre mujeres y hombres en todo el mundo, que las empresas cumplan con la legislación establecida para reducir las brechas salariales y eliminar las prácticas de empleo discriminatorias.

En España, tanto el Real Decreto 6/2019, que cambia la legislación en materia de Igualdad retributiva,  como el Acuerdo para el desarrollo de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el trabajo, firmado en el marco del diálogo social, que concreta la obligación de desarrollar Planes de Igualdad en todas  las empresas con más de 50 personas trabajadoras, y contar con un Registro Salarial para garantizar el principio de “igualdad retributiva, para trabajos de igual valor”, deben ser una herramienta básica para combatir la desigualdad salarial en nuestro país.

EN LA COMUNIDAD DE MADRID

En la Comunidad de Madrid, según el informe ”Desigualdad Salarial”  la Secretaría de Mujer, Igualdad y Movimientos Ciudadanos de UGT Madrid de febrero de 2021, a partir los datos publicados por la Agencia Tributaria en la estadística Mercado de Trabajo y Pensiones, la brecha salarial se sitúa en el 25,47%, lo que supone una irrisoria reducción de un 0,79% en los últimos 5 años.

Estas cifras, además. corresponden al momento previo a la pandemia, durante la que se ha disparado la temporalidad y la desigualdad expulsando del mercado laboral a muchas mujeres, una vez más, especialmente damnificadas por la crisis.

Las mujeres siguen sufriendo una mayor precariedad Laboral, con mayores tasas de contratación temporal y a tiempo parcial, unos niveles de discriminación en el lugar de trabajo que persisten, tan encubiertos como reales y enquistados, tanto en la selección como en los procesos de promoción, con segregación horizontal en los sectores de actividad peor pagados y vertical, dificultando el acceso a los puestos de más alto nivel y sueldo.

Las mujeres siguen soportando la desigual carga de la responsabilidad de los cuidados en el entorno familiar, obligadas a compatibilizarlos con medidas de conciliación que reducen su tiempo de trabajo, sus posibilidades de promoción y la probabilidad de incrementar sus ingresos, ocupando los tramos salariales de menor cuantía, relegadas a los sectores económicos tópicamente asignados a cada sexo y, curiosamente, menos considerados y remunerados , como cuidados, servicios sociales, asistencia sanitaria, educación…

La discriminación salarial es, entre todas las discriminaciones que sufren las mujeres, una de las que más dificultades entraña para ser erradicada.

La modificación de los esquemas socio económicos de una sociedad fuertemente patriarcal, de la base misma de la escala de valores tradicional y conservadora genera muchas y fuertes resistencias, tanto estructurales como mentales contra las que hemos de luchar para alcanzar la igualdad real y efectiva. Más aún en el momento actual, cuando oleadas de presión reaccionaria y negacionista del hecho de la desigualdad misma, pretenden acabar con las pequeñas y lentas mejoras que vamos conquistando.

Desde la Secretaría de Mujer, Igualdad y Movimientos Ciudadanos de UGT Madrid recordamos que avanzar en el camino iniciado en pro de la igualdad, precisa del compromiso y el trabajo diario de todas y todos, en todos los niveles, desde la negociación de los planes de igualdad en las empresas al más cercano y particular de la necesaria responsabilidad compartida en el ámbito privado. Solo así será posible. Es de justicia.