Estacionalidad, discriminación y desigualdad en el empleo

EL MES DE FEBRERO MUESTRA LOS EFECTOS DE LA ESTACIONALIDAD, LA DISCRIMINACIÓN Y LA DESIGUALDAD DEL EMPLEO

De las 352.896 personas que buscan empleo en la Comunidad de Madrid, 6 de cada 10 (58%) son mujeres, manteniéndose la brecha mes a mes.
En comparativa anual, la reducción del desempleo en nuestra Comunidad es 3 veces menor que en el resto de España.
Este aumento del paro (2.147 personas más que el mes anterior) era previsible porque esta situación se produce cada año en los meses de enero y febrero. Aumenta el paro por los despidos en el sector servicios después de la campaña de invierno. El final de la campaña en el comercio y la reducción del consumo en hostelería hacen que estas ramas de actividad, vinculadas a empleo precario y estacional, sean las que más aumentan el desempleo.
El desempleo en el colectivo de jóvenes menores de 25 años se ha incrementado este mes en 821 hombres y en 681 mujeres.
El desempleo sigue afectando fundamentalmente al Sector Servicios que aumenta un 0,75% y al colectivo sin empleo anterior que aumenta un 3,13%. El desempleo por grandes grupos de ocupación se concentra en ocupaciones elementales y trabajadores de los servicios de restauración, personales, etc., que representan casi el 50% de todo el desempleo.
Prácticamente tenemos el mismo nivel de desempleados que en febrero de 2019.
En los parados y paradas sin prestación sobre el total hay una diferencia de 10 p.p. (puntos porcentuales) entre la Comunidad de Madrid (47%) y el resto del Estado (37%).
Las personas más perjudicadas son aquellas personas que están en una situación de desempleo crónico, que han agotado sus prestaciones, que tienen una edad superior a 45 años y fundamentalmente son mujeres mayores de 45 años con estudios primarios y secundarios.
Entre los desempleados de larga duración, hay una diferencia de mas de 10 p.p. entre hombres (31%) y mujeres (41%).
Este mes se han firmado 4.321 contratos más que en febrero del año pasado. A pesar de este aumento en las contrataciones, 8 de cada 10 contratos son temporales, 4 de cada 10 son contratos a tiempo parcial, 3 de cada 10 tienen una duración inferior a seis días y 4 de cada 10 son contratos con una duración inferior a un mes.

En estos primeros meses del año 2020, desde el punto de vista de la calidad en el empleo, todo continúa igual que en año anterior. Se están utilizando, de una manera muy destacada, dos modalidades de contratación: eventual por circunstancias de la producción y obra y servicio (estas dos modalidades representan el 60% de los contratos temporales). El resto se reparte entre contratos a tiempo parcial, interinidad, prácticas y formación.

Esta situación de temporalidad y desigualdad se ha disparado, sobre todo, a partir de la Reforma Laboral de 2012 que ha expulsado del mercado laboral a las personas más vulnerables, sobre todo mujeres y jóvenes, y que solo ha conseguido que la contratación sea temporal, a tiempo parcial y vinculada a campañas en el sector servicios.
Estos datos ratifican que es necesario derogar las Reformas Laborales, que no han resultado efectivas para crear empleo y han degradado las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras. UGT reclama la derogación para devolver los derechos de los trabajadores y empezar a crear empleo de calidad.