En septiembre, 6 fallecidos en accidentes laborales y 58 en lo que llevamos de año

Según los datos oficiales del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo (IRSST), en septiembre han perdido la vida 6 trabajadores y trabajadoras, de los que 4 pertenecían al sector de Servicios, que continúa siendo el más castigado por la siniestralidad laboral en nuestra Región, y los otros 2 fallecidos pertenecían al de Construcción, segundo sector diana de esta lacra laboral y social.

Los accidentes laborales en septiembre han sido 7.781, lo que supone un 26,54% de incremento respecto al mismo periodo de 2020, que se produjeron 6.149 accidentes. Del total, 6.648 han sido en jornada laboral y 1.133 en el trayecto de ida y vuelta al trabajo.

UGT lamenta la pérdida de estas vidas y advierte de la consideración de "habitual" que se le pudiera dar a la siniestralidad laboral por el hecho de volver a la actividad económica y mucho menos ver "normal" la muerte de una persona en el trabajo.

Las causas de muerte de estas víctimas laborales han sido, sufrir una Patología No Traumática (infartos, derrames cerebrales…) cuatro de ellos, un golpe con objeto que cae, otro de ellos y una trabajadora que ha sufrido un accidente laboral en la ida y vuelta al trabajo.

DE ENERO A SEPTIEMBRE, 58 VIDAS PERDIDAS EN EL TRABAJO

En lo que va de año han perdido la vida 58 trabajadores y trabajadoras, lo que supone un incremento del 29% respecto a septiembre de 2020, con 45 accidentes con causa de muerte. Además, se han producido 64.507 accidentes de trabajo, de éstos, 51.834 han sido en jornada laboral, y 12.637 accidentes "in itínere".

La siniestralidad en el trabajo sigue una línea "in crescendo" con un 32% más respecto al año anterior, en jornada laboral los accidentes mortales han sido 48, los accidentes graves 256 y los leves 51.530.

Destacan el sector de Servicios y el de Construcción, que presentan un incremento mayor, según los datos oficiales.

Por la forma de producirse los accidentes laborales totales de enero a septiembre, un 50% se deben a PNT, (Patologías no Traumáticas), con 29 fallecidos, siendo el sector Servicios al que pertenecían estos trabajadores, seguido del resultado de una caída con un 50% y golpe con objeto que cae y por atrapamientos, causas que se han producido en fallecidos del sector de Construcción. Los accidentes "in itínere" han sido la causa de muerte que afecta por igual a estos dos sectores económicos.

COVID-19

Otra de las causas de los accidentes mortales es el contacto de sustancias inhaladas o ingeridas (por ejemplo, la COVID-19), que se ha llevado por delante la vida de trabajadores y trabajadoras de los subsectores sanitarios y sociosanitarios y de Servicios que, según las cifras oficiales recibidas, han sido 3 los accidentes mortales por esta causa, de los 2.224 desde 2020.

Según declaraciones de Susana Huertas Moya, Secretaria de Salud Laboral de UGT Madrid: "Demandamos un control mayor en las empresas de las medidas preventivas en materia de seguridad y salud en el trabajo, así como la revisión de los procedimientos de coordinación empresarial dentro de la empresa principal, y la ausencia del trabajador nombrado y formado como recurso preventivo. Nuestra experiencia sindical demuestra que una mala coordinación entre empresas desemboca en muchos de los accidentes de trabajo".También añade que: "Es necesario potenciar la acción de la Inspección de Trabajo, para que vigile el cumplimiento y la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su normativa de desarrollo. A la Inspección de Trabajo y Seguridad Social hay que dotarla de mayores recursos tanto humanos como materiales, en línea con lo establecido por el Marco Estratégico de la UE 2021-2027, alcanzando la ratio de un inspector por cada 10.000 trabajadores según la recomendación de la OIT".

La pandemia y sus consecuencias económicas no justifica la reducción de la inversión realizada por las empresas en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo. La vida de los trabajadores y trabajadoras no es un coste asumible en ningún caso y debemos luchar para que los accidentes laborales queden reducidos a su mínima expresión. Por ello, es muy importante poner el acento en la consecución de trabajos decentes y dignos, y luchar contra aquellos contrarios a la dignidad de los trabajadores.