El Zendal se desmantela, ¿van a hacerlo igual de mal?

Ante la nueva adecuación de recursos en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, desde UGT queremos reiterar nuevamente nuestro posicionamiento.

Desde el inicio de este hospital hemos puesto en cuestión, que tal y como estaba planificado, estas instalaciones únicamente suponían un espacio en el que albergar pacientes, sin aumentar la capacidad de atención a los madrileños, ya que no ampliaba el número de profesionales a contratar.

La sustracción de profesionales de las plantillas de los hospitales de Madrid supuso una situación de desestabilización tanto para el Zendal como para los equipos de trabajo ya conformados y funcionantes en la primera y segunda ola, en la que el Zendal no existía. Una gestión poco eficiente y que añadía un plus de maltrato a los profesionales desplazados al HEEIZ y a los que se quedaban en el resto de hospitales, con unidades hospitalarias desbordadas y con dificultades de cobertura del servicio.

Nuestra propuesta siempre fue emplear el dinero invertido en el Zendal en habilitar y dotar de profesionales los diferentes espacios ya existentes en muchos de los hospitales de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de que esos espacios perduraran en el tiempo pasada la pandemia, quedando como refuerzo de un sistema sanitario público muy deteriorado e infradotado de profesionales.

La Comunidad de Madrid, a pesar de nuestras peticiones, optó por una gestión basada en grandes titulares de prensa y grandes espacios que pasada la pandemia, y tal y como era previsible y fue manifestado por UGT, quedan sin uso.

Llegado este punto, desde UGT solicitamos a la Consejería, que no insista en el maltrato a los profesionales, que plantee una desescalada con una devolución de profesionales a sus hospitales de origen transparente y planificada, así como de los profesionales que se queden, usando como base legal el Plan de Ordenación de la Comunidad de Madrid vigente, y no de forma aleatoria como está ocurriendo. Que las contrataciones que se hicieron pasen a ser plantilla estructural de los diferentes hospitales para recuperar el Sistema Sanitario profundamente dañado y poder garantizar una atención de calidad a los ciudadanos y un cuidado de los profesionales que conforman el sistema. Y por último exigimos que, una vez realizada la inversión millonaria del Zendal, se presente el plan de viabilidad para las instalaciones.

Es inadmisible que la Comunidad de Madrid siga tomando decisiones apresuradas y poco planificadas a sabiendas de la repercusión negativa que tienen en el Sistema Sanitario Público y en los profesionales que han demostrado desde el inicio de la pandemia su compromiso con este sistema y con los madrileños.