El trabajo decente y la prevención salvan vidas

CONCENTRACIÓN Y ENCUENTRO INFORMATIVO A LAS 12 HORAS EN CIBELES

Jornada Mundial por el Trabajo Decente

El trabajo decente y la prevención salvan vidas

Por un nuevo contrato social

Mañana miércoles, 7 de octubre, tiene lugar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente donde los sindicatos reivindicamos que el trabajo decente sea una realidad y denunciamos la explotación que, de muy distintas formas, sufren los trabajadores y trabajadoras en el mundo laboral.

En una concentración prevista a las 12 horas en la Plaza de Cibeles, los Secretarios Generales de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo, y de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, expondrán la situación en la Comunidad Autónoma de Madrid

En la Comunidad de Madrid queremos denunciar la precariedad laboral incrementada por la pandemia de la Covid-19 y que pone de relieve las debilidades del Estado de bienestar en la Comunidad de Madrid.

La nefasta gestión política del COVID-19 en la Comunidad de Madrid está desatando una crisis sanitaria, económica y social que impacta con enorme intensidad sobre las personas socioeconómicamente más precarias, que sufrían discriminaciones y desigualdades antes de la pandemia y que están siendo las grandes víctimas de esta injusta e ineficaz gestión.

En la Comunidad de Madrid la pandemia ha destruido 112.988 empleos y ha llevado a 71.515 personas más al paro, sumando un total de 242.411 personas buscando empleo, de las que el 58% son mujeres, los contratos indefinidos son sólo 2 de cada 10 y los contratos a tiempo parcial 1 de cada 3. Además, un 14% de las personas en paro no cobran ninguna prestación por desempleo, esto supone más de 60.000 personas que no reciben ninguna ayuda económica mientras buscan empleo.

El 15 por ciento de la población residente en Madrid estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en 2019. A pesar de ser la segunda Comunidad Autónoma con mayores ingresos por persona un 30,6% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos y el 7% tenga dificultades para llegar a fin de mes.

Las brechas entre mujeres y hombres se acentúan: la tasa de empleo de las mujeres se aleja en 8,3 puntos porcentuales de la de los hombres, la de paro supera en 6,6 puntos el desempleo masculino y la tasa de actividad está 8,5 puntos por debajo.

Se ha hecho evidente que las condiciones en que trabajamos condicionan no solo nuestra salud individual sino también la colectiva, pero además se han puesto de manifiesto que ante retos importantes de salud pública como el actual, es imprescindible incorporar la perspectiva de la seguridad y la salud en el trabajo.

Este año la exigencia de un trabajo decente es si cabe más necesaria que nunca, que implica tener la oportunidad de acceder a un empleo digno, con un salario justo, protección social para las familias y que permita tener mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social.