El SMI tiene que aumentar

UGT exige al BdE que se centre en sus funciones 


•    Subir el SMI generará consumo y contribuirá a la recuperación.

•    Es necesario proteger a los más vulnerables, reducir la pobreza laboral y para ello, son necesarios empleos de calidad, salarios decentes y mejores condiciones laborales para incentivar el consumo.

•    Por ello, es el momento de subir el SMI, revertir la reforma laboral de 2012 y apostar decididamente por eliminar la precariedad laboral.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera que el reciente informe del Banco de España referido al impacto del aumento del Salario Mínimo Interprofesional en 2019 sobre el empleo supone una nueva injerencia de la entidad en cuestiones que no forman parte directa de su cometido y que están siendo debatidas en la Comisión específica que hay en el Congreso de los Diputados.

El sindicato subraya que las estimaciones del Banco de España que vinculan el aumento del SMI en 2019 a la pérdida de empleo introducen confusión en el debate público y recuerda que todos los países de nuestro entorno han subido este indicador. 
De hecho, se ha evidenciado que aumentar el SMI tiene efectos positivos muy apreciables, expandiendo los niveles de empleo y de la actividad económica. De esta forma, se convierte en un elemento de avance, clave para acotar la desigualdad por abajo y para permitir el acceso a unos estándares de bienestar. 

El regulador bancario irrumpe cuando la comisión asesora sobre el Salario Mínimo está ultimando su informe para impartir ideología neolineral, y cuando el Ministerio de Trabajo se muestra partidario, como exigimos en las organizaciones sindicales, a subir el SMI puesto que un Salario Mínimo que permita unas condiciones de vida dignas y que mantenga su nivel adquisitivo es un elemento esencial de cohesión social que favorece el consumo, la demanda interna, el empleo y la recuperación económica.

Es irrenunciable que el Salario Mínimo Interprofesional se sitúe a lo largo de esta legislatura en el 60% del salario medio, como establece la Carta Social Europea y el compromiso alcanzado en España con los agentes sociales. El año 2021 no puede ser una excepción, un paréntesis que nos aleje de este objetivo, sino que debemos seguir avanzando en la mejora de los salarios más modestos.

Además, España no puede ser la excepción de la Unión Europea. La mayor parte de países europeos que tienen establecido un salario mínimo van a proceder a su mejora el próximo año: Alemania, Portugal, Francia, Luxemburgo, Holanda, Reino Unido, Irlanda, Bulgaria, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Letonia, Lituania, Polonia y Malta, están negociando y pactando subidas del salario mínimo para el año que viene.

En torno a un millón y medio de personas se verían beneficiadas

El sindicato destaca que no debemos dejar atrás a quienes peor lo han pasado durante la pandemia y es necesario compensar de alguna manera los esfuerzos realizados por los trabajadores y trabajadoras a lo largo de estos meses y subraya que no tiene ninguna justificación que se haya incrementado el salario de los trabajadores públicos y los salarios pactados en convenio o las pensiones mientras olvidamos el salario de los trabajadores que se encuentran en una situación más vulnerable y al margen de la negociación colectiva, –aproximadamente un millón y medio de trabajadores se verían beneficiados de la subida del SMI–.

El sindicato reitera su rechazo a la dinámica del Banco de España que, abusando de su autoridad institucional, y sus recursos trata de condicionar las políticas fundamentales para la recuperación y reivindica que el escenario económico justifica una subida del SMI y la hace necesaria para acelerar la recuperación económica a través de la dinamización del consumo y la demanda interna.