Aumentaría el poder adquisitivo a 24 millones de personas con salarios bajos

La CES está trabajando para que su propuesta de directiva sea obligatoria 


Más más de 24 millones de trabajadores y trabajadoras, que perciben salarios bajos en la Unión Europea (UE) percibirían un aumento salarial muy necesario si se aceptaran las propuestas sindicales para el proyecto de Directiva de la UE sobre salarios mínimos adecuados.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT es miembro fundador, está presionando para que se incluya un “umbral de decencia'' en la legislación, que garantizaría que los salarios mínimos legales nunca puedan pagarse a menos del 60% del salario medio y al 50% del salario medio del Estado miembro.

La Comisión Europea ha incluido estos umbrales en el proyecto de directiva como una guía indicativa para los Estados miembros, pero la CES está trabajando con representantes en la Eurocámara para que este resultado final sea obligatorio cuando la directiva llegue al Parlamento Europeo.

La CES también pide que en el Parlamento Europeo se incluyan garantías sobre cómo se calcularán los salarios mínimos legales por encima del "umbral de decencia", para que todos los salarios mínimos legales sean realmente "adecuados" y se fijen en niveles que garanticen un nivel de vida digno.

El establecimiento del “umbral de decencia” supondría un aumento salarial para una cuarta parte o más de la fuerza laboral en seis países de la UE, según un análisis de la Comisión:

La Secretaria General Adjunta de la CES, Esther Lynch, ha declarado al respecto:

“Un salario mínimo que deja a los trabajadores y a las trabajadoras en la pobreza anula la utilidad básica de los salarios mínimos. La Comisión Europea ha reconocido la terrible situación a la que se enfrentan millones de trabajadores y trabajadoras que perciben el salario mínimo, pero su proyecto de Directiva no se traducirá en aumentos salariales reales tal y como está”.

Depende ahora del Parlamento Europeo y de los gobiernos de los Estados miembro enmendar el proyecto de Directiva para garantizar que éstos ya no puedan fijar sus salarios mínimos por debajo del “umbral de decencia”. Además, la Directiva también debe modificarse para exigir a los Estados miembros que establezcan sus salarios mínimos legales por encima del “umbral de decencia” y se paguen a un nivel "adecuado", todo ello se debe realizar con la plena participación de los sindicatos.

Hace mucho tiempo que se esperaba un aumento salarial decente para las personas con ingresos más bajos en Europa y esto impulsaría la recuperación de la UE. No hay mejor estímulo económico que poner dinero en los bolsillos de los peor pagados, quienes tienen más probabilidades de gastarlo en negocios en dificultades en lugar de ahorrarlo.

Las propuestas de la CES para que la Directiva incluya un "umbral de decencia" y una garantía de "adecuación" se aplican a los Estados miembros con salarios mínimos legales.