Acción Global para el Acceso al Aborto Legal y Seguro

Hoy se conmemora en todo el mundo la Acción Global para el Acceso al Aborto Legal y Seguro.

En este día UGT Madrid se une para reivindicar el acceso al aborto legal y seguro no solo en todo los Estados si no también queremos denunciar lo que está pasando en España y en la Comunidad de Madrid. 16.852 en el año 2019 según recoge el Ministerio de Sanidad en su último Informe sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo.  

En nuestro país son miles las mujeres que son obligas cada año a viajar a otras provincias para ejercer su derecho al aborto, esto es un claro ejemplo de la falta de empatía sobre la decisión de estas mujeres de los responsables de cada Comunidad Autónoma implicada si bien la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. En su Art.19.1 expone que: Se garantizará a todas las mujeres por igual el acceso a la prestación con independencia del lugar donde residan.

En nuestra Comunidad en los últimos diez años 99% de las mujeres que abortan han sido derivadas a clínicas privadas aunque ese aborto venga derivado de un malogrado embarazo, estamos hablando de 17.000 mujeres intervenidas solo en nuestra Comunidad, queremos poner el foco de atención en que solo una de las mujeres que ha interrumpido su embarazo en el año 2019, fue atendida en un hospital público.

Este caso no se produjo durante las primeras 14 semanas de gestación, cuando la mujer puede interrumpir la gestación sin necesidad de justificar una causa, sino que se trató de un embarazo más avanzado y porque el feto presentaba riesgo de sufrir graves anomalías. De esas casi 17.000 mujeres, un 46% se informó sobre el procedimiento en un centro público, aunque apenas ninguna pudo ejercer su derecho en uno.

Además, de esas 16.852 interrupciones del embarazo, 2.278 respondieron a causas como riesgo para la vida de la madre, inviabilidad del embarazo o graves malformaciones en el feto, tanto dentro como fuera de las primeras 14 semanas de gestación. Tampoco en estos casos los abortos se produjeron en centros públicos.

Tenemos que poner en relevancia, el drama que sufren las mujeres que son obligadas a interrumpir su embarazo y que son derivadas a las clínicas privadas en la Comunidad de Madrid, en las puertas de estas clínicas son acosadas por grupos organizados que las increpan y las insultan cuando libremente y ejerciendo su derecho de ser madres o no deciden acceder a esas clínicas, a esto tenemos que añadir la violencia obstétrica que sufrimos las mujeres durante la atención del embarazo, parto y postparto en los centros de salud y hospitales "el trato deshumanizado, la medicalización injustificada y la patologización de procesos naturales".

UGT Madrid exige a la Comunidad de Madrid que garantice a las mujeres, en “aras de la libertad” que tanto predican, el libre ejercicio de sus derechos y nos trate como ciudadanas de pleno derecho.