28 de abril: Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo

El 28 de abril es el Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, un día para recordar a todos los trabajadores y trabajadoras que han sufrido daños a su salud y de una manera especial a los que desgraciadamente han perdido la vida, acompañando a sus familiares, amigos y compañeros, a quienes ofrecemos nuestro apoyo incondicional y de manera especial queremos recordar a los 25 trabajadores/as fallecidos en lo que va de año y a los 59 que fallecieron en 2019, así como a los 386 que en el pasado año sufrieron daños graves.

Además, de un día para el recuerdo, es un día para la reivindicación. Reivindicamos el derecho a la vida y a la salud en el trabajo y reivindicamos la salud y la seguridad como un derecho fundamental en el trabajo.

Coincidiendo con este Día presentamos este informe sobre la situación de la siniestralidad en nuestra región, analizando lo que ha ocurrido durante la vigencia del V Plan Director, desde 2017 a 2020.

Nuestra intención era la de realizar un análisis de la siniestralidad en estos cuatro años, pero la aparición del virus SARS-COV y sus efectos en la salud, la sociedad y la economía, nos obliga a plantearnos un informe diferenciado, destacando la incidencia de esta pandemia en el entorno laboral.

Desde 2020 estamos padeciendo una pandemia debida a la enfermedad de la COVID-19 que ha afectado en gran medida a la población trabajadora madrileña, por lo que vamos a analizar la siniestralidad laboral en función de la aparición de esta enfermedad, diferenciando dos periodos: antes de la aparición del virus SARS COV y durante la pandemia, con el objetivo de poder analizar la influencia de esta situación sanitaria en el ámbito laboral y más concretamente en la siniestralidad laboral.

En la Comunidad de Madrid desde que se aprobara la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales, se han producido más de dos millones ochocientos mil accidentes laborales. de los cuales más de dos millones trescientos mil han sido en centro de trabajo y casi cuatro cientos mil in itinere.

La situación de la siniestralidad laboral en Madrid, a pesar de ser la Comunidad Autónoma con menor Índice de Incidencia, es preocupante, ya que, en 2020, y a pesar del descenso de actividad debido a la pandemia, cada día se produjeron 158 accidentes laborales leves, un accidente grave al día y cada semana se produjo el fallecimiento de una persona como consecuencia de su trabajo.

Para UGT-Madrid y CCOO-Madrid es de vital importancia continuar con la lucha para llegar a conseguir el objetivo preventivo de “accidentes cero”, objetivo que para nosotros es irrenunciable.

La evolución de la siniestralidad en la Comunidad de Madrid desde el año 2013 ha sido ascendente hasta 2018, en 2019 las cifras se estabilizaron, y en 2020 observamos un descenso del 27% en relación al año anterior, que coincide con el descenso de actividad que se ha registrado en nuestra región debido a la pandemia (-1.84%).

Así mismo se registró en 2020 un descenso del 40% de los accidentes in-itinere, ya que además de la actividad se redujeron también de los desplazamientos, incrementándose el teletrabajo y el trabajo a distancia.

La crisis, junto con la reforma laboral ha facilitado y abaratado el despido, reforzando así el poder empresarial en detrimento de los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Cada vez se firman menos contratos, y los que se firman son precarios. Todos los cambios acaecidos han ido enfocados a incrementar notablemente la temporalidad propiciando la indefensión de la población trabajadora.

Los accidentes laborales son un grave problema por su magnitud humana, social y económica. Además del coste humano que representa la pérdida de salud, los accidentes de trabajo derivan en importantes costes sociales y económicos que deben convertir las medidas tendentes a su reducción en un objetivo de primer orden para todos los agentes sociales implicados.

Una de las conclusiones del estudio sobre la siniestralidad laboral en la Comunidad de Madrid en un año de pandemia, elaborado con motivo del Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo que se celebra el 28 de abril, se denuncia que, pese al descenso de la actividad en 2020 debido a la pandemia, cada día se produjeron 158 accidentes laborales leves, un accidente grave al día y un fallecimiento cada semana a consecuencia de su trabajo, "casi igual que en 2017" y una situación que consideran "inasumible" en la región más rica de España.

UGT y CCOO coinciden en que, pese al descenso general de la siniestralidad en 2020 en cifras absolutas respecto a 2019, con una bajada del 7,8% en los accidentes graves, en el año de la pandemia sin embargo "no bajaron las patologías no traumáticas" (infartos, derrames, ictus, etc) debido a situaciones de estrés laboral.

En cuanto a la incidencia, en 2020 se produjeron 25,19 accidentes de trabajo por cada 1.000 trabajadores, casi 10 puntos menos que en 2017, según el informe que también recalca la población asalariada bajó "en todos los sectores en 2020 respecto al año anterior", salvo en la construcción que permaneció estable.

"Pese a este descenso generalizado en 2020 se han registrado 2 accidentes mortales más en industria que en 2017, y 10 accidentes mortales más en servicios que en 2017", añade el estudio.
Respecto a las enfermedades profesionales, los partes comunicados se reducen casi a la mitad de 2019 a 2020, pero la duración de las bajas producidas por estas enfermedades "ha ido aumentando desde 2018 a 2020, lo que está indicando que son cada vez menos enfermedades declaradas, pero más graves".

En total, en el periodo 2017-2020 se han registrado 344.282 accidentes de trabajo en la región, de los cuales 342.294 fueron leves, 1.655 graves y 252 mortales.

El reconocimiento de las enfermedades profesionales en Madrid "es manifiestamente menor al que presentan otras comunidades autónomas", y esta "invisibilidad" y la consiguiente "infradeclaración" de estas enfermedades se debe a que muchas son multicausales, como los cánceres o las patologías cardiovasculares, entre otras causas como el amianto.

"Tengamos en cuenta que las enfermedades profesionales no son de aparición inmediata como los accidentes de trabajo, sino que suelen ser la consecuencia de exposiciones anteriores a los riesgos que las originan", según el informe.

De ahí la "urgencia" de impulsar la normativa de evaluación de las enfermedades profesionales, según los sindicatos que piden "censar de forma urgente dónde hay amianto instalado", en colegios, guarderías, hospitales.

Las administraciones en colaboración con los agentes sociales deben "sacar a la luz las enfermedades profesionales", impulsando la prevención y reforzando la labor de la Fiscalía y de Inspección de Trabajo para lo cual hace falta más personal para poder sancionar y "garantizar que se depuren todas las responsabilidades" para resarcir a las víctimas y condenar a los culpables.

"Reclamamos el contagio por covid como enfermedad profesional para todas las personas trabajadoras que puedan estar en contacto con el virus que provoca la enfermedad, incluyendo otros sectores y no solo los sanitarios y sociosanitarios", reclaman CCOO y UGT.
Los sindicatos han exigido la derogación de la reforma laboral, así como el desarrollo del VI Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid para seguir mejorando la prevención de los riesgos laborales  y reducir los accidentes relacionados con el trabajo.

 

https://madrid.ugt.org/sites/madrid.ugt.org/files/siniestralidad_2017-20...