22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra

22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra


• Tras acabar con la COVID-19, el sindicato reclama una economía más sostenible, tanto para las personas como para el planeta.

• Exige garantizar una transición justa, sin dejar a nadie atrás y bajo los criterios de la justicia climática.

Con motivo del Día Internacional de la Madre Tierra, que se celebra hoy, 22 de abril, la Unión General de Trabajadores reivindica un cambio hacia una economía más sostenible tanto para las personas como para el planeta, un modelo productivo que sea social y ambientalmente justo. Resulta imprescindible apostar por una economía baja en carbono, que sea circular, respetuosa con la naturaleza y resiliente al cambio climático. Para ello, el sindicato reclama un plan de inversión masiva para hacer frente a las consecuencias sociales provocadas por el coronavirus y para impulsar la necesaria transición justa.

Este año, la celebración de este día se lleva a cabo en medio de la emergencia sanitaria que ha provocado el nuevo coronavirus en todo el mundo. Su impacto está siendo terrible, cientos de miles de personas están sufriendo sus peores consecuencias. Debemos trabajar juntos en esta lucha para salvar vidas y reducir los impactos sociales y económicos que van a sufrir las personas más vulnerables.

Pero también tenemos que ser conscientes de que existe otra emergencia a la que nos debemos enfrentar, la crisis ambiental que se está produciendo en el planeta.

Escuchar más al Planeta

La naturaleza está sufriendo y la Tierra claramente nos está mandando un mensaje, nos está pidiendo que actuemos. Los incendios en Australia, los récords en los registros de la temperatura, el aumento de la sequía y los desastres naturales, la peor invasión de langostas en Kenia... Y ahora la COVID-19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema.

El cambio climático, la pérdida de biodiversidad debida a la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, aumentan el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas). De acuerdo con PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.

Una transición justa sin dejar a nadie atrás

Por eso, más que nunca, tenemos que ser capaces de garantizar que la transición hacia esta nueva economía no deje a nadie atrás y se lleve a cabo bajo los criterios de la justicia climática. Para UGT, se requiere un fuerte compromiso respecto a la transición justa y desarrollar acciones concretas para lograr resultados tangibles: construir una política industrial y energética sostenible, crear empleos verdes, decentes y de calidad, impulsar el desarrollo de las zonas rurales, etc. Todo ello contando con la participación de los sindicatos a través del diálogo social.

Es el momento para poner en marcha una transición ecológica justa. Una vez consigamos frenar y superar la pandemia provocada por el nuevo coronavirus, estaremos ante una oportunidad de oro para iniciar un nuevo camino de protección y cuidado medioambiental basado en un desarrollo económico sostenible y justo, donde las personas estemos realmente en el centro.

No podemos permitirnos volver al estado anterior a la COVID-19. Por ello, UGT mantendrá su lucha incansable por conseguir un mundo socialmente más justo, más resiliente al cambio climático y más sostenible ambientalmente. Haremos lo que nos pide la Tierra, actuar.