Síndrome tóxico: que no se utilice a los afectados como “Moneda de cambio"

UGT rechaza el que cerca de 10.000 ciudadanos madrileños, afectados por las devastadoras consecuencias de la intoxicación por aceite de colza, pueden ver perjudicada o comprometida su salud por una disputa de carácter administrativo entre el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid y la Consejería de Sanidad.

En concreto, ante la amenaza de que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid pueda suspender exención del pago de medicamentos y parafarmacia de las personas afectadas del Síndrome Tóxico por impago por parte de la Consejería de Sanidad.

La Consejería, por su parte, no puede eludir su responsabilidad, manifestando que los trámites no son los adecuados, ni tampoco puede alegar, para eludir su responsabilidad, que Madrid es la Comunidad Autónoma con más pacientes afectados por el envenenamiento y que el gasto es superior que el de otras Comunidades Autónomas.

Este tipo de argumentaciones y excusas constituyen un desprecio hacia los ciudadanos que llevan 38 años sufriendo secuelas físicas y de salud como consecuencia de la intoxicación. Ahora puede haber problemas burocráticos cuando tiene que prevalecer el derecho de los ciudadanos afectados y que se debe garantizar.

UGT Madrid denuncia que este tipo de envites entre proveedores y Administración, lanzados de esta manera a la opinión pública, crea una enorme alarma social en la ciudadanía y los usuarios del Servicio Madrileño de la Salud.

Además, generan un cierto descredito, que no merece, hacia el colectivo de farmacéuticos, que ejerce con profesionalidad las competencias que tienen asignadas en materia de salud pública.

Por ello, UGT-Madrid, exige a ambas partes que resuelvan el conflicto económico por los cauces administrativos correspondientes, sin involucrar a los ciudadanos afectados por el Síndrome Tóxico por aceite de colza.