AYER, HOY Y SIEMBRE #UGTconORGULLO

Se cumple 50 años desde que en la madrugada del 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York dirigió una redada contra las personas que estaban en el pub Stonewall, situado en el Greenwich Village, fue la primera ocasión en la historia de Estados Unidos en la que lesbianas, gais, bisexuales y trans lucharon contra un sistema que les perseguía y hostigaba.

En España el día en que la diversidad sexual y de género salió de la clandestinidad para tomar la calle en Barcelona en 1977, UGT estaba a su lado reivindicando los derechos humanos de estas personas, perseguidas por leyes que les y las encarcelaba por su identidad de género y orientación sexual.

En la actualidad las personas LGBTI siguen siendo perseguidas y criminalizadas en 80 países en los que 10 de ellos tiene implantada la pena de muerte y en 5 se aplica y se permite que estas personas sean apedreadas, torturadas y violadas antes de ser asesinadas; la mayoría de los países no tiene legislación antidiscriminatoria y menos aún en el ámbito laboral, y no pocos prohíben o impiden la constitución de organizaciones defensoras de los derechos LGBTI, y la acción sindical.

EL 62% DE LAS PERSONAS LGTBI NO VISIBILIZA SU IDENTIDAD DE GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL EN EL TRABAJO POR MIEDO AL RECHAZO

Un 62% de las personas LGTB en España no visibiliza su orientación sexual en el trabajo y el 20% considera que en sus empresas no existe igualdad de oportunidades para el colectivo y que los comportamientos poco inclusivos todavía se dan con mucha frecuencia.

Si hablamos de las personas trans se encuentran en una situación más vulnerable, la cifra de desempleo que sufren es de un 80% que les relega a trabajos precarizados y les empuja a la prostitución y a la exclusión social.

Los y las jóvenes son los que más se esconden y más miedo tienen de hacerse visibles por miedo al rechazo, es necesario desde la acción sindical que se promuevan medidas para eliminar la discriminación que sufren lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales en todos los ámbitos, especialmente el laboral y el social.

Debemos visibilizar la diversidad familiar que existe en nuestra sociedad, logrando la total equiparación de las condiciones laborales y de los derechos de todas las familias y personas LGTBI.