Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio
AL DÍA >
NOTICIAS
Sindicatos y la Cumbre Social demandan un nuevo Estatuto de Autonomía

Sindicatos y la Cumbre Social demandan un nuevo Estatuto de Autonomía

UGT Madrid | miércoles, 28 de noviembre de 2018

Ocho años después de la muerte del dictador, la Comunidad de Madrid conquistaba su Estatuto de Autonomía. Treinta y cinco años más tarde, se impone la necesidad de cambios. La sociedad madrileña, hija adulta de aquella que alumbró el Estatuto, tiene hoy su propio espacio, necesidades y demandas. Se trata de una sociedad a la que el actual Estatuto le queda ya estrecho, que reclama una democracia más profunda, o lo que es lo mismo, más igualdad, más justicia, más libertad, más transparencia y más ética, que aspira a un nuevo contrato social que garantice y blinde de manera real y efectiva los derechos  que constituyen la base de la condición ciudadana. Se mire hacia donde se mire, la desigualdad se ha convertido en la principal consecuencia y a la vez en causa de los problemas de la mayoría de población. Una desigualdad que no encuentra en el actual marco legal ni freno, ni medio de solución, al empequeñecer la democracia y degradar, como muestran todos los estudios, las condiciones de vida de esa mayoría. Recordemos que hoy en nuestra Comunidad:

Hay dos millones más de personas que en 1983.

 El empuje de las mujeres en todas las facetas es ya tan grande como insoportable la desigualdad que sufren y vergonzosa la lacra de la violencia machista sobre ellas. Intolerables la falta de medios que se dedican a combatirlo y el machismo y el patriarcado institucional en el que se cobijan.

Casi un 13% de afiliación a la Seguridad Social en Madrid son personas de origen extranjero.

El 20.6% de la población vive en riesgo de pobreza.

El 47% de las familias sufren alguna dificultad para llegar a fin de mes

El 33% de las familias sobreviven con rentas de protección (850 mil).

Hay 300 mil niños/as en situación de pobreza.

El 15,6% de los hogares cuentan con menos de 1000€ al mes. (más de 750 mil personas)

El 6% de los hogares tienen a todos sus miembros activos en desempleo.

El paro registrado en octubre de este año se eleva a un 11,9% de los cuales los parados de larga duración suponen un 40% 

Existen 351.388 personas con derecho a la RMI de las que solo la cobran 117.420.

Padecemos una tasa de abandono escolar del 14,6%.

El peso de la industria ha caído a menos del 10% del PIB, sin que haya verdadera inversión ni un desarrollo de la misma con criterios sostenibles.

El número de desahucios anuales sigue subiendo en gran medida gracias a los derivados de los alquileres, mientras la vivienda entra en una nueva burbuja de la mano de la turistificación.

​Detrás de la crudeza de las cifras, se encuentra la vida de miles de madrileñas y madrileños para los que la acción y decisión de las políticas públicas se convierten en determinantes. Si el deber de la política, el lugar de las instituciones y el papel de los gobiernos pasan por garantizar y mejorar la vida de la ciudadanía, lamentablemente, tanto la crisis de 2008 como la recuperación actual, nos muestran que ha estado y está muy lejos de ser así. Las principales tramas de corrupción (Gürtel, Lezo, Púnica) han afectado decididamente a la política.  Varias de las personas que han ejercido la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid se hallan, por una u otra razón, imputadas por la justicia. 72 cargos del PP están encausados. La corrupción ha llegado de la mano de un modelo depredador del territorio que ha cerrado las puertas a todos los espacios de gestión participativa que existían. Un modelo que obligó a un rescate de Bankia con 22 mil millones de euros de dinero público y que ha acabado con una parte nada despreciable de su cúpula en la cárcel. En estos años hemos visto como los gobiernos han dimitido de su responsabilidad para con la ciudadanía. La privatización y externalización generalizada de servicios públicos básicos (sanidad, educación, servicios sociales y dependencia, etc.), que constituyen la forma concreta en la que se ejercen los derechos, han alimentado una desigualdad que afecta seriamente a la calidad de nuestra democracia y exige la toma de medidas radicales que permitan su regeneración. Una regeneración que la ciudadanía ha reclamado y continúa exigiendo de la mano de la propuesta, de la movilización social y de las entidades sociales, las cuales han planteado insistentemente las necesidades de la ciudadanía para situar sus derechos en el centro de la agenda política.  Porque las organizaciones sociales junto con la ciudadanía creemos que la democracia se refuerza sobre la base de derechos universales que nos igualan. Porque pensamos que la democracia tiene en la fiscalidad justa y progresiva uno de sus pilares, en las políticas públicas un instrumento esencial, y que solo con el protagonismo de los municipios, con las organizaciones de la sociedad civil como sus valedores indispensables se puede construir una democracia fuerte. Porque la principal riqueza de Madrid se halla en su gente, y la principal labor de un gobierno debe ser garantizar su desarrollo y bienestar, queremos leyes que blinden las necesidades de la mayoría de su población. Si bien nuestro Estatuto de autonomía y el marco legal que estableció representó un paso muy importante, ahora precisamos amplias reformas, cambios legislativos y presupuestarios que capitalicen la región, que coloquen a las personas y sus aspiraciones en el centro de toda la vida política. 

Treinta y cinco años después, precisamos de un nuevo estatuto, un nuevo contrato social que recoja al menos las 35 necesidades básicas que más adelante mencionamos. Un Estatuto construido de abajo a arriba, dando espacio a la voz y a las propuestas de la sociedad civil junto con las fuerzas políticas.  Por todo lo anterior EXIGIMOS: 

1. Un nuevo Estatuto de Autonomía que blinde los derechos de la sociedad madrileña en el marco de una Carta Social de ciudadanía. 

2. Planificación pública, transparente y participativa de los recursos y el dinero público.

3. Una política fiscal basada en impuestos progresivos y directos, según los cuales pague quien más tiene eliminando los regalos fiscales.

4. Un cambio de modelo productivo sobre la base de la inversión y la innovación en productos y servicios. 

5. El desarrollo de políticas reales, negociadas y consensuadas, para la creación de empleo de calidad y con derechos.

6. Apostar por las empresas de economía social (cooperativas, sociedades laborales, empresas de inserción….) como modelo de empresas sostenibles, generadoras de empleo de calidad y que ponen a la persona en el centro de su actividad.

7. Apoyar el comercio de proximidad así como aquellas iniciativas que más y mayor empleo puedan crear.

8. Un modelo económico sostenible, no contaminante, no depredador del territorio ni del medio. Que también asiente población que recupere el campo y la producción de proximidad. 

9. Queremos unos servicios públicos que garanticen nuestros derechos, capitalicen nuestros impuestos y otorguen equidad a nuestra sociedad.

10. Que todas las personas tengan cubiertas sus necesidades básicas, articulando mecanismos efectivos de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Evitando que la pobreza se convierta en una realidad estructural madrileña.

11. Garantía pública de acceso universal a los servicios básicos como agua,  luz, transporte o comunicaciones.

12. Establecer un equilibrio territorial justo tanto de municipios como de distritos equiparándolos en recursos y servicios.

13. Una sociedad igualitaria libre de discriminaciones en todas las dimensiones y facetas de la persona.

14. Una educación pública, universal, gratuita, equitativa, inclusiva, laica, participativa y de calidad.

15. Una asistencia sanitaria de calidad, equitativa, universal, de gestión pública, financiada de forma suficiente y con carácter redistributivo. 

16. Un sistema público de servicios sociales universal basado en el reconocimiento de derechos subjetivos, de base comunitaria e integral que se centra en la persona. 

17. Garantizar el ejercicio de nuestro derecho a la atención en situaciones de dependencia.

18. Accesibilidad universal e inclusión plena para toda la población madrileña, independientemente de su condición física, psíquica, intelectual y/o sensorial.

19. Que se asegure el derecho efectivo a la vivienda y la paralización de los desahucios.

20. Una regulación racional del mercado del alquiler, poniendo coto a la gentrificación y garantizando los derechos de los inquilinos e inquilinas.

21. Rigurosidad y eficacia en las políticas medioambientales y de movilidad para todos y todas. 

22. Una región limpia, con un consumo socialmente responsable en sus vertientes ética y ecológica. Un consumo que parta de la necesidad de reducir, reutilizar y reciclar. 

23. Desarrollo de la energía basada en fuentes renovables y de proximidad, y no en grandes infraestructuras que solo benefician a la especulación y ponen en riesgo la salud de las personas.

24. Un Madrid más diverso e integrador. Libre de discursos y actitudes xenófobas y  beligerante frente al racismo. 

25. Respeto para nuestras personas mayores, con la garantía de cobertura de sus necesidades, el reconocimiento de su experiencia y su aportación a la sociedad. 

26. Que las políticas de juventud sean un instrumento prioritario para poner dique de contención a la precariedad como forma de vida que golpea a la población joven.  

27. Una sociedad SIN violencias machistas. 

28. Respeto al derecho de las mujeres a decidir sobre todas la facetas de su vida y sobre su cuerpo.

29. Reclamamos que las administraciones cumplan con su obligación de dar protección y seguridad a toda la ciudadanía y a las mujeres para que no haya  ninguna mujer asesinada por violencia machista ni víctima de violaciones o abusos sexuales.

30. Garantizar que los derechos ya conquistados del colectivo de personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales se hagan efectivos avanzando en una sociedad más igualitarias. 

31. Situar a Madrid a la cabeza de la vida cultural nacional como estaba previamente a los recortes desde una perspectiva descentralizadora y que se garantice que la reversión de estas medidas como la supresión del IVA cultural repercuta en la ciudadanía. 

32. Un compromiso firme con el desarrollo global y sostenible y la lucha contra la pobreza y la desigualdad en el mundo, a través de una política de cooperación eficaz y mejor financiada, acorde con el nivel de riqueza de nuestra región". 

33. Reclamamos verdad, justicia y reparación para todas las víctimas, desapariciones y los bebés robados del franquismo. Porque es responsabilidad de la Administración encargarse política y económicamente de ello.

34. Que se potencie y respete el papel de las organizaciones sociales para que puedan ejercer sus funciones de representación e incidencia política de forma plena.

35. Fortalecer el tejido asociativo y desarrollar mecanismos de participación ciudadana para poder intervenir en la elaboración y asignación de presupuestos.

 

En resumen, queremos regenerar y fortalecer la democracia, creemos que  las consecuencias de la crisis y el sufrimiento social han producido y siguen manteniendo no son un accidente, sino un proceso que persigue un cambio de modelo social. La cumbre quiere hacer un llamamiento a toda la sociedad para mantener esfuerzos y recuperar los derechos de todas y todos. Exigimos a las fuerzas políticas de nuestra Comunidad que sean los intereses y necesidades de las personas el principio rector de su trabajo.         ​​

Noticias Relacionadas
VolverVolver
AFILIADOS y AFILIADAS ACCEDER
BUSCAR
REDES SOCIALES
Logo

Unión General de Trabajadores. Avda de América, 25 - 8ª planta. 28002 Madrid. Telf.: 915897534   |  UGT es miembro de de la CES y de la CSI

[Aviso Legal] [Versión Móvil].