Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio
AL DÍA >
NOTICIAS
UGT denuncia la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad en relación con el empleo

UGT denuncia la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad en relación con el empleo

UGT Madrid | viernes, 28 de septiembre de 2018

​Las políticas públicas en el ámbito de la discapacidad han sufrido un estancamiento, en parte, eclipsadas por otras prioridades de la agenda política, como el cumplimiento del déficit que está suponiendo una serie de recortes presupuestarios, sobre todo en lo que al gasto público en política social se refiere y con ello la dejadez del desarrollo y el avance hacia la igualdad efectiva de los grupos más vulnerables a la discriminación.

Entre las que se encuentran las personas con discapacidad y, evidentemente, si tenemos en cuenta la perspectiva de género en la discapacidad, vemos como la situación de las mujeres con discapacidad y en este caso de las trabajadoras con discapacidad es doblemente complicada, por dos factores: por ser mujer, y por tener una discapacidad.

UGT Madrid tiene entre sus prioridades lograr la mejora de la calidad de la vida de las personas con discapacidad, mediante el establecimiento de medidas que impulsen la inclusión social que pasan por un empleo de calidad, una formación adecuada, y la consecución de la accesibilidad universal.

En las jornadas organizadas por UGT Madrid y CERMI Comunidad de Madrid celebradas hoy viernes, 28 de septiembre, se ha señalado que la invisibilidad social y laboral de las mujeres con discapacidad limita sus posibilidades de ejercer los derechos que como ciudadanas se alcanzan a través del empleo.

La mujer con discapacidad es víctima de una doble discriminación y es fundamental visibilizar su problemática, darla a conocer a la sociedad y a través de las políticas públicas se deben evitar desigualdades y discriminaciones hacia estas mujeres en la sociedad.

Las mujeres con discapacidad no poseen recursos o mecanismos legales eficaces para eliminar las conductas discriminatorias en el empleo. A lo largo de su vida laboral se han sentido discriminadas tanto en el acceso al empleo, a un empleo de calidad, como en el mantenimiento del mismo, lo cual tiene una repercusión directa en sus posibilidades de emanciparse.

Los estereotipos sociales y referidos al género operan como barrera social para su integración e incluso van minando su autoestima, lo que conlleva que las mujeres con discapacidad se desmotiven y abandonen su búsqueda de empleo, lo que explica la alta tasa de inactividad de este grupo de la población trabajadora.

En las mujeres con discapacidad física, psíquica o sensorial se unen sus experiencias como víctimas de discriminación por motivo de su discapacidad con las barreras de su género. Es un colectivo doblemente marginado, por el hecho de ser mujer y por tener una discapacidad, dos factores más limitativos de la igualdad de trato; como así lo demuestran, sus mayores tasas de desempleo, los salarios más bajos y los escasos programas dirigidos a ellas.

Las mujeres con discapacidad tienen menos presencia activa en el mercado laboral, tan sólo el 1,1% del total de activos, un porcentaje mínimo que nos ofrece la imagen de la escasa tasa de actividad de las mujeres con discapacidad.

Según los datos del Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal sobre discapacidad en la Comunidad de Madrid 2017 el Número de personas con discapacidad se eleva a 335.820 personas (Mujeres: 166.266 mujeres (46.8%) y 169.554 varones (53.2%) el Número de personas en edad de trabajar: (16-64 años) se eleva a 183.800 personas de ambos sexos, pero la contratación de personas con discapacidad tan solo alcanza a 34.971, 14.774 Mujeres y 20.197 varones.

Además se ha señalado en las jornadas de UGT y CERMI que la búsqueda de empleo para este colectivo es más prolongada en el tiempo y con menos expectativas que para los parados sin discapacidad, sin que podamos dejar de lado el hecho añadido que la mayoría son mujeres.

Según el último Informe del Mercado de Trabajo de las personas con discapacidad publicado del SEPE, únicamente el 1,31% de los contratos registrados se celebraron con trabajadores con discapacidad, de los cuales el 91,49% fueron contrataciones de carácter temporal y sólo el 30% de los contratos a personas con discapacidad se celebraron en empresas ordinarias.

La contratación, en relación al sexo de las personas con discapacidad, es el reflejo de la desigualdad existente, ya que el 61% de los contratos fueron firmados por hombres, frente al 39% con trabajadoras con discapacidad.

El perfil de la persona con discapacidad parada, es el de una mujer, con una discapacidad física, con estudios secundarios, del sector servicios que solicita trabajar como personal de limpieza y que lleva demandado empleo más de 12 meses.

La baja calidad en la contratación de las personas trabajadoras con discapacidad no sólo se refleja en el tipo de contrato sino también en las condiciones en que se desarrolla su tarea, y con los últimos datos publicados podemos concluir que estas personas suelen ocupar los puestos de más baja cualificación, siendo su salario un 17,1% menos que el resto de la población trabajadora. Y las diferencias salariales entre mujeres y hombres con discapacidad resultaron fue de un 18,4% menor para las mujeres. Y el 35,5% menos que la población sin discapacidad.

Todos estos datos de empleo de las personas con discapacidad, nos desvelan una realidad, que, para UGT, es alarmante, y las medidas de fomento al empleo no están siendo las adecuadas. Tal y como hemos dicho ninguna de estas medidas se ha definido desde una perspectiva de género y por tanto no han sido tenidas en cuenta las necesidades específicas de las mujeres con discapacidad.

Desde UGT reclamamos el que sin más dilación se aborden las políticas con discapacidad de una forma más efectiva y eficiente que lo que se ha realizado hasta ahora. Urge un replanteamiento global de todas las políticas de integración de las personas con discapacidad, de forma que se logre una combinación entre las políticas destinadas a la población en general y las políticas específicas para las personas con discapacidad, con especial atención a las mujeres en esta situación.

Garantizar el acceso al mercado laboral de las mujeres con discapacidad se antoja como un elemento imprescindible para alcanzar su plena integración en la sociedad.

Las políticas hacia la igualdad deben ser una prioridad, garantizando que aquellos grupos de trabajadores susceptibles de sufrir discriminaciones, como las mujeres con discapacidad, tengan las mismas posibilidades de acceso al empleo, la misma retribución a trabajo de igual valor, y el derecho a su promoción profesional.

 ​

Noticias Relacionadas
VolverVolver
AFILIADOS y AFILIADAS ACCEDER
BUSCAR
REDES SOCIALES
Logo

Unión General de Trabajadores. Avda de América, 25 - 8ª planta. 28002 Madrid. Telf.: 915897534   |  UGT es miembro de de la CES y de la CSI

[Aviso Legal] [Versión Móvil].